El gato Bombay Todo sobre esta raza de gatos

El gato Bombay es una raza felina caracterizada por ser una réplica en miniatura de la pantera negra. Proviene de Estados Unidos. Es una cruza entre un burmés cibelino y un gato de pelo corto americano de color negro. Su creadora fue Nikki Horner, una criadora americana, quien después de un largo lapso de trabajo logró su cometido: gatos negros similares al carbón con pelaje de línea y sedoso, aún más redondeada que el burmés. Nikki fue quien lo bautizó como Bombay en honor a la pantera negra de la India.

¿Cuál es el origen del gato Bombay?

El gato Bombay surgió del extendido deseo de los criadores de búrmes en los años 50 de mejorar el color y constitución del pelaje del felino. Bajo esta finalidad, los criadores, incumpliendo las normativas de aquel entonces, crearon un hibrido entre un espécimen negro de americano de pelo corte y el burmés. Los gatos que nacieron de este apareamiento, debido a su atractivo, fueron expuestos en diversas categorías, resultando merecedores de varios premios. En el ámbito felino este hecho causó un extremo recelo, sin embargo, los galardonados fueron ejemplares espectaculares.

Nikki Horner, un criador de Kentucky, abrió un programa de cruces de americano y burmés. A través del primer apareamiento se usaron grandes campeones de cada raza, con la finalidad de dar por hecha una nueva raza y eliminar la confusión presente en los concursos felinos.

Esta raza logró desarrollarse rápidamente debido que los apareamientos entre bombay produjeron siempre camadas de bombay, esto debido que el gen negro B es dominante; aunque, en diversas ocasiones llegaron a nacer especímenes marrones. Estos últimos fueron un elevado inconveniente, debido que no podían exponerse en la categoría de bombay, donde únicamente figuran los de color negro. A pesar de todo, la mayoría de las asociaciones de Estados Unidos han señalado que deben registrarse como ejemplares de bombay, pudiendo utilizarse para la continuación de la crianza, aun cuando no se les permitía participar en exposiciones. Sin embargo, la International Cat Association ha permitido su exposición en la categoría de burmés. Esta situación tan compleja es debido al hecho de que, con la finalidad de mejorar la raza, aún se toleran los cruces con burmés y americano de pelo corto.

¿Cuáles son las características del gato Bombay?

El cuerpo del gato Bombay es mediano. El macho, como de costumbre, es más grande que la hembra, ésta última es de aspecto más delicado. Su cabeza no tiene superficies planas, es redonda, y su cara, ancha, con sus ojos muy separados. Su hocico tiene que estar desarrollado, ser chato y carecer de un stop nasal.

Sus orejas tienen las puntas levemente redondas, son medianas y se encuentran separados sobre el contorno redondeado del cráneo, también están un poco inclinadas hacia adelante. Sus ojos son redondos y se encuentran muy separados. El color de sus ojos varía de entre el dorado al cobre, mientras más oscuro es, mejor. Son considerados un defecto los ojos verdes. Las plantas de los pies y la trufa son negras.

¿Cómo es el carácter del gato Bombay?

La actitud del Bombay reúne las características que conciernen al americano de pelo corto y el burmés. Es cariñoso, resistente, y muy tranquilo. Asimismo, ha heredado de los burmeses la tendencia a adquirir celo de los niños y otros animales; al mismo tiempo que es posesivo con sus dueños.

Es un gato que se siente muy cómodo viviendo en los interiores, es bastante activo, siempre y cuando no se deje solo durante periodos de tiempo muy largos. Se adapta fácilmente al hábito de pasear. Por otro lado, ostenta de un oído muy sensible, reacciona enérgicamente ante ruidos fuertes y bruscos.

¿Qué cuidados deben tener con el gato Bombay?

Es imprescindible que se cepille mínimo una vez a la semana, usando un peine de púas finas. La camada corriente consta de tres a cinco cachorros, estos, por lo general, son robustos, y su apetito es acorde a su constitución.

El manto inicial presenta matices rojos, luego desarrolla el color negro azabache corriente en el pelaje adulto.

El gato Bombay es un animal muy astuto. Busca de forma constante el contacto con su dueño, le fascina que lo cepillen y acaricien suavemente, también que jueguen con él. Estos tienen la capacidad de aprender a hacer las acrobacias más divertidas, que varían desde traer juguetes, saltar del armario tras recibir órdenes, o saltar a los brazos del dueño tras este pedírselo. Siendo uno de sus rasgos más curiosos la capacidad de caminar sobre la cuerda floja.

La salud del gato Bombay:

Posee una excelente salud, ya que es una de las razas de felinos con un rango menor de sufrir enfermedades; por ende, es una de las más longevas. Llegan a alcanzar los 20 años de vidas. Aunque, existen algunos gatos Bombay que pueden sufrir malformaciones en el cráneo, este problema de salud es heredado de los gatos burmeses, sus antecesores.

Con la intensión de prevenir un problema de salud es imprescindible seguir la desparasitación interna y externa, principalmente si se le permite salir al exterior, y el calendario de vacunación del gato. De igual forma, es recomendable visitar al especialista cada 5 o 10 meses, así nos aseguraremos que se encuentra en un óptimo estado.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *